La subida del precio del petróleo es «un error de cálculo de la política exterior de EEUU»

Comparte Con Tus Amigos:
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
Instagram

Los países que se han fortalecido con el conflicto en Ucrania son precisamente los que tienen mayor peso en el mercado del petróleo. Muchos de ellos son considerados enemigos o parias por EEUU y han visto sus economías afectadas por las excesivas sanciones aplicadas por Washington, señalaron varios especialistas a Sputnik.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.-«Los casos que ilustran claramente este punto son Venezuela, en América del Sur, e Irán, en Oriente Medio», señaló Pedro Costa Junior, profesor de relaciones internacionales de la Universidad de Campinas e investigador de la Universidad de Sao Paulo (USP).

Luego de la operación militar especial rusa, la relación entre los demócratas estadounidenses y Arabia Saudita se volvió más tensa, especialmente tras la decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados (OPEP+) de recortar la producción de este combustible en dos millones de barriles diarios.

«Joe Biden [el presidente de EEUU] tuvo que enviar emisarios a Venezuela para importar más barriles de petróleo de este país y aliviar la situación. Ahora mismo, Nicolás Maduro tiene más poder», reflexionó Costa.

La economía venezolana es muy dependiente del petróleo, algo que los economistas llaman el síndrome holandés, explicó el internacionalista.

«Venezuela acaba siendo muy dependiente del petróleo. Dado que el petróleo empezó a dispararse [cuando comenzó el conflicto en Ucrania], fue un error de cálculo de la política exterior estadounidense», afirmó.

El especialista añadió que, incluso frente a la enorme cantidad de sanciones impuestas a Rusia, el propio país ha acabado beneficiándose significativamente del aumento de los precios de la energía, el gas, el petróleo y el níquel.

En cuanto a Irán, Estados Unidos habla de una reactualización de los acuerdos con ese país de Oriente Medio, que comenzaron con Barack Obama, fueron interrumpidos por Donald Trump y que ahora el actual presidente, Joe Biden, se plantea retomar.

«Irán está en el eje Rusia-China, claramente, [y] se ha fortalecido económicamente [con el conflicto ucraniano] debido al petróleo. Y lo mismo ha sucedido con Venezuela, que es un contrincante estadounidense en Sudamérica, al que consideran su patio trasero«.

Entre la retórica y la forma

Por su parte, Carla Beni, economista de la Fundación Getulio Vargas, en Sao Paulo, considera que con la decisión de la OPEP+ de recortar la producción de petróleo, el tono amenazante de los demócratas sobre posibles represalias es, en realidad, un mensaje para la política interna de Estados Unidos.

Se produjeron en el contexto de las campañas electorales de mitad de mandato, que forman el nuevo Congreso de Estados Unidos y sirven de validación de las políticas del presidente en ejercicio.

«Creo que esa respuesta está vinculada a los demócratas y a la política interna, sobre todo cuando se observa que la secretaria de prensa de la Casa Blanca [Karine Jean-Pierre] hizo una declaración en la que decía ‘está claro que la OPEP+ está alineando con Rusia’. Básicamente, lo que se ve es una respuesta explícita de los demócratas al enmarcar la acción de Arabia Saudta como un acto hostil contra Estados Unidos y que beneficia a Rusia», evaluó.

A su vez, el secretario general de la OPEP, Haytham Ghais, aseguró que la decisión que tomó OPEP+ no fue motivada por la política ni estuvo vinculada con la confrontación entre países, fue resultado en exclusiva de la evaluación de los riesgos de la recesión.

«Lo que es importante recordar es que por un lado vemos a EEUU y Arabia Saudita con sólidos lazos diplomáticos desde hace más de 90 años. Por otro lado, la idea de que el príncipe heredero Mohammed bin Salman ha priorizado los intereses económicos de Rusia sobre esa asociación con Estados Unidos», opinó la economista.

Señaló qu si esta retórica se mantiene, con cuestiones un poco más agresivas en los términos, podría causar un mayor malestar entre EEUU y Arabia Saudita. Sin embargo, estos tonos de amenaza externa suelen ser más bien un recado de la política interior.

«Los estadounidenses están cansados de la inflación. Una parte de la población quiere oír que la gasolina ya no subirá, o que la inflación bajará. Y la medida anunciada de reducir la producción mundial de barriles en 2 millones diarios a partir de noviembre puede hacer lo contrario, hacer que los precios se disparen. De nuevo, a las palabras: ¿qué significa [que Arabia Saudí] sufrirá las consecuencias? Todo es muy vago y subjetivo. Probablemente no pase nada. Es una retórica que acaba atendiendo a un determinado grupo. En el contexto de las elecciones intermedias, es un mensaje para el votante nacional», concluyó.

Fuente: Spunik

Coordina: Jail Terrero

Comparte Con Tus Amigos:
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
Instagram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para asegurarnos de brindarle la mejor experiencia en nuestro sitio web. @manaystudio