Controlar covid-19 sería clave para reelección Abinader en 2024

Comparte Con Tus Amigos:
RSS
Follow by Email
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
Instagram

SANTO DOMINGO, República Dominicana.-Estimar la tasa de éxito del presidente Luis Abinader, en caso de que decida optar por un nuevo mandato en 2024, no resultaría nada complejo anticiparla, porque con tan solo lograr controlar la pandemia de covid-19, que afecta al país desde hace dos años, se quedaría como inquilino político del Palacio Nacional.

La pandemia, con todas sus implicaciones y consecuencias, se avizora como principal tema de campaña para las elecciones presidenciales del 17 de mayo de 2024.

El nivel en que se encuentre ese mal sanitario o si hay una deficiente gestión gubernamental de esa enfermedad epidémica, inclinaría la balanza electoral en uno u otro sentido.

Abinader no tiene que presentar al electorado un balance económico muy favorable ni un panorama exitoso sobre la delincuencia, ni menos aún un alto índice de control de la inseguridad ciudadana.

Tampoco insistir en la corrupción, un flagelo en el que su Gobierno ha obtenido notas sobresalientes, con el destape de varios casos, bajo la Procuraduría General de la República, que conduce la doctora Miriam Germán.

Basta, en los asuntos de delincuencia y seguridad ciudadana, mantener cierto control y que eventualmente no ocurran casos de resonancia mediática que estremezcan la conciencia de la opinión pública.

Otra circunstancia a favor para Abinader es que bajo el esquema de reelección consecutiva el 90% de las veces los presidentes en ejercicio han ganado la nueva elección.

Una situación que también da superioridad es que ser un presidente en ejercicio aumenta en 62,78% las probabilidades de ganar una reelección, esto de acuerdo a una base de datos creada por politólogos latinoamericanos.
En el Partido Revolucionario Moderno (PRM), que es su base de sustentación, parece que no encarará dificultades, porque hay un gran propósito unitario en torno a su figura para una repostulación, a pesar de algunas voces con fuerzas mediáticas, pero en minoría, que lo adversan.

Pese a que en su organización hay varios aspirantes presidenciales, que buscan promover una mayor alternancia en el poder, Abinader ha disminuido los conflictos políticos internos alrededor de la Presidencia.

Recientemente, su partido eliminó de sus estatutos la prohibición a la repostulación del presidente a un segundo cuatrienio, con lo que se ajustan a lo que establece la Constitución dominicana.

Otro factor que le ayuda, es la fragmentación de los partidos de la oposición que le permite a Abinader posicionarse favorablemente ante los candidatos de esas agrupaciones durante una campaña electoral.

La excesiva exposición mediática en acciones gubernamentales y del sector privado, lejos de afectarle, le ha resultado exitosa, dándole frescura a la gestión, con el anuncio en esas actividades de inversiones y creaciones de empleos.

Con el proceso de transición y la ola de la tercera democratización del país, a finales de la década de los 90 la reelección dejó de ser un mal político, vista como un mecanismo que le otorgaba al presidente excesivos poderes y que le permitía usar las prerrogativas de su posición para debilitar a sus adversarios, socavar la división de poderes y garantizar así su continuidad.

El doctor José Francisco Peña Gómez, otrora líder del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y, por extensión, del PRM que es un desprendimiento del primero, era uno de los principales opositores a la reelección presidencial. Peña Gómez fue un radical opositor a la reelección del presidente Joaquín Balaguer y blindó a su partido contra lo que consideró en esa época como una desgracia.

Pero en el año 2004 el presidente Hipólito Mejía, que alcanzó la presidencia con el PRD cuatro años antes, rompió con la línea antirreeleccionista por encima del entonces presidente del PRD, Hatuey D’Camps Jiménez, quien había heredado la lucha contra esa corriente política. Al producirse la tercera ola de democratización en el país, entre los seguidores del peñagomismo esa línea política dejó hoy de ser un esquema pecaminoso.

Pero es evidente que la reelección consecutiva no necesariamente es algo negativo para el funcionamiento de la democracia y limitar la reelección es más bien antidemocrático y tampoco ayuda a mejorar la rendición de cuentas.

Hay dos partidos que tienen definidos sus candidatos para las elecciones de 2024, el PRM, con Luis Abinader y la Fuerza del Pueblo, con Leonel Fernández. En el PLD hay varios precandidatos y todavía ninguno se perfila como el favorito de la base de esa organización.

El presidente Abinader podría llegar al término de su cuatrenio con varias iniciativas en marcha y una victoria de los comicios municipales.

Sin embargo, tiene que superar el desgaste propio del poder, que es un factor decisivo en los procesos electorales dominicanos, verbigracia, 1998 con Balaguer y más recientemente 2020 con Danilo Medina.

1
Controlar covid-19 sería clave para reelección Abinader en 2024 4
2
Controlar covid-19 sería clave para reelección Abinader en 2024 5
3
Controlar covid-19 sería clave para reelección Abinader en 2024 6

Fuente: El Nacional

Comparte Con Tus Amigos:
RSS
Follow by Email
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
Instagram

cronicasrd

SOMOS UN PORTAL NOTICIOSO SUSTENTADOS EN INFORMACIÓN CONTRASTADA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para asegurarnos de brindarle la mejor experiencia en nuestro sitio web. @manaystudio