Extinción de dominio

Comparte Con Tus Amigos:
RSS
Follow by Email
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
Instagram

SANTO DOMINGO, República Dominicana.-En el año 2009, fui in­vitado a un desayuno en este periódi­co junto a distinguidos co­legas del mundo jurídico, para abordar el tema de la reforma constitucional que entonces se encontra­ba en curso.

Mis intervenciones gi­raron en torno a dos as­pectos, uno, sobre control constitucional y conten­cioso administrativo, y el otro, que denominé ins­trumentos constituciona­les contra el crimen orga­nizado.

En cuanto a este últi­mo aspecto, abogué por la previsión en la Constitu­ción de la extinción de do­minio y el régimen de ad­ministración y disposición de bienes de origen ilíci­tos; de la obligación de los encartados, en los casos vinculados a la delincuen­cia organizada transnacio­nal, de acreditar el origen lícito de su patrimonio; y, fi­nalmente, de que constitu­yera uno de los deberes fun­damentales de las personas el de proporcionar, a la au­toridad competente, cuan­do les fuere requerido, las informaciones que acredi­ten el origen lícito de sus bienes.

De esas propuestas, solo sobrevivió la parte relativa a la extinción de dominio y la administración de bienes ilí­citos, luego de un fiero deba­te en la segunda lectura de la Asamblea Revisora que enca­bezó Pelegrín Castillo.

A pesar de su previsión constitucional, los esfuerzos por establecer el marco le­gal de la acción de extinción de dominio no han resultado exitosos.

En el período constitucio­nal 2012-2016, varias ini­ciativas legislativas no estu­vieron coronadas de éxito, ya que en las ocasiones en que el Senado de la Repúbli­ca la aprobó no fueron obje­to de atención en la Cámara de Diputados, donde peri­mió varias veces el proyecto, cuyo texto se basaba en uno elaborado por juristas de la talla de Manuel Ulises Bo­nelly Vega, Miguel Valerio Ji­minián, Ricardo Rojas León, Ramón Antonio Núñez y Pe­dro Balbuena, trabajos cu­ya dirección le correspondió al primero de ellos. Esta ini­ciativa contó con la generosa colaboración de la Embajada de los Estados de Unidos de América en nuestro país.

A partir de la llegada a la presidencia de la Repúbli­ca de don Luis Abinader, el mandatario expresó su de­terminación de impulsar la aprobación de la ley sobre ex­tinción de dominio. Incluso, en el marco de una reunión con representantes del go­bierno de Estados Unidos de América, el presidente domi­nicano anunció desde la Ca­sa de Gobierno que la misma sería promulgada antes de fi­nalizar el año 2020.

Sin embargo, ha transcu­rrido el año 2021, y el pro­yecto de ley de extinción de dominio sigue sin ser aproba­do en el Senado de la Repú­blica, no obstante, el arduo trabajo desplegado por la co­misión senatorial que preside el senador Pedro Catrain Bo­nilla.

Aunque muchas de las disposiciones del proyec­to de ley generan preocu­paciones y dudas de consti­tucionalidad entre juristas, políticos, empresarios y otros sectores sociales, co­mo la imprescriptibilidad, el listado de tipos penales precedentes, sin dudas ha sido la disposición expre­sa contenida en el proyecto respecto a la retroactividad la que ha causado mayores niveles de alarma. Esto no es nada nuevo, fue lo deter­minante también en el frus­trado intento de aprobación durante el período constitu­cional 2012-2016.

Es que en nuestra tradi­ción jurídica plasmar expre­samente efecto retroactivo a una ley choca frontalmente con nuestra tradición cons­titucional, que sólo la permi­te para favorecer al que se encuentra subjúdice o cum­pliendo condena.

Desde hace mucho tiem­po he sostenido que la in­corporación de un texto con esa disposición es una nece­dad. La adquisición de bie­nes con recursos originados en actividades delictivas desde siempre, en virtud de nuestro Código Civil, se en­cuentran afectadas de una nulidad absoluta por tener el contrato una causa ilíci­ta, sujeta a la prescripción de 20 años. Por la naturale­za jurídica procesal de la ac­ción de extinción de domi­nio sus disposiciones rigen con carácter inmediato res­pecto de todas las adquisi­ciones cuya nulidad abso­luta no haya prescrito con anterioridad a su entrada en vigor, sin que ello conlle­ve retroactividad alguna.

En la actualidad, a los in­convenientes históricos que han impedido incorporar en nuestro ordenamiento jurídi­co la acción sobre extinción de dominio, se le han agrega­do otros inconvenientes.

Uno de ello es, el que se de­riva de las declaraciones ju­radas de patrimonio para el ingreso y cese en la función pú­blica. El espectáculo de fortu­nas fabulosas de salientes y en­trantes servidores públicos en el tren gubernamental en oca­sión del cambio de gobierno en 2020, si se comparan con el patrimonio declarado para la liquidación anual del impues­to sobre la renta en el perio­do fiscal inmediatamente an­terior, generan de inmediato una alerta roja que podría dar lugar a un expedito proceso de acciones de extinción de domi­nio.

El otro es que, desde la primera administración del presidente Leonel Fernán­dez hasta la fecha, se han dictado varias leyes de am­nistía fiscal. Las mismas se han cuidado de precisar que la amnistía sólo extingue la deuda fiscal, no constituyen­do en consecuencia una am­nistía penal ni convalidación de un vicio de nulidad de una adquisición de bienes, que pudiera existir subyacente, ampliándose así el radio de acción de los posibles afecta­dos por una ley de extinción de dominio, como serían una gran cantidad de empresas, empresarios, profesionales li­berales, entre otras personas, que se acogieron, confiando en la seguridad jurídica que la Constitución garantiza, a una, varias o todas de esas amnistías fiscales.

Ante ese escenario reitero mi planteamiento formulado sobre este tema en la edición del Listín Diario del19 de fe­brero de 2022, en el sentido de volver al origen de esta figura y limitarla exclusiva­mente como instrumento de combate a las inmensas for­tunas originadas en el cri­men organizado, el sicariato, la corrupción pública y la co­rrupción privada en el campo de los mercados financieros, cuando, como señala el ar­tículo 51, letra c) de la Con­vención de Mérida contra la Corrupción “el delincuente no pueda ser enjuiciado por motivo de fallecimiento, fuga o ausencia, o en otros casos apropiados”.

Al “amigo americano” le recomiendo, con el mayor respeto, que flexibilicen su posición con el tema de la retroactividad y el de los de­litos subyacentes. Como ya señalé, dada la naturale­za procesal de la acción de extinción de dominio, nin­gún bien adquirido 20 años atrás con recursos ilícitos se encuentra a salvo en ca­so de que un decomiso pe­nal no resulte posible, sin que con ello se transgreda el principio constitucional de irretroactividad.

Fuente: Listín Diario

Coordina: Henry Zacarias

Comparte Con Tus Amigos:
RSS
Follow by Email
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
Instagram

cronicasrd

SOMOS UN PORTAL NOTICIOSO SUSTENTADOS EN INFORMACIÓN CONTRASTADA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para asegurarnos de brindarle la mejor experiencia en nuestro sitio web. @manaystudio