Tu Devocional Diario para el día de hoy

Comparte Con Tus Amigos:
RSS
Follow by Email
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
Instagram

Dando fruto de una vida que se ha rendido para que Él sea exaltado.
Humíllense delante del Señor, y él los enaltecerá. Santiago 4: 10

Por Iglesia Monte de Dios

No todos estamos dispuestos a humillarnos, reconociendo que hemos actuado indebidamente y que tenemos que reparar esa acción porque Dios no la aprueba. Humillarnos es aceptar, es reconocer que no lo hicimos bien y que estamos dispuestos a asumir la responsabilidad de los hechos para enmendar cualquier daño o consecuencia de nuestras acciones, conscientes o inconscientes, pero que están ahí y no pueden ocultarse.Él sea exaltado.

Hacer esto no nos avergüenza. Al contrario, nos exalta delante de la presencia de Dios, porque hemos dejado a un lado el orgullo para ser humildes. Pues la grandeza del hombre está en reconocer y aceptar sus fallos, no en ocultarlos o hacerse el indiferente sabiendo que actuó mal.Él sea exaltado.

Cuando lo hacemos demostramos que hemos sido cambiados y transformados, que nuestro ego no puede dominarnos, porque queremos ser como Cristo, reflejando Su carácter y dando fruto de una vida que se ha rendido para que Él sea exaltado.

Fuente: Marino Mateo

Comparte Con Tus Amigos:
RSS
Follow by Email
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
Instagram

Henry Zacarias

SOMOS UN PORTAL NOTICIOSO SUSTENTADOS EN INFORMACIÓN CONTRASTADA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para asegurarnos de brindarle la mejor experiencia en nuestro sitio web. @manaystudio