Ingeniero PELLERANO el nuevo Rostro de la provincia Barahona

Comparte Con Tus Amigos:
RSS
Follow by Email
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
Instagram

“Mientras haya una necesidad en Barahona no me puedo estar tranquilo”, dice PELLERANO mientras mantiene esa sonrisa que le caracteriza, sentado en el salón principal de la oficina pública donde hacía lobismo solicitando intervención de una u otra manera para su natal Barahona, en donde cada persona pasa saludándolo y felicitándolo por el gesto desprendido en favor de su gente.

Por Henry Zacarías

SANTO DOMINGO, República Dominicana.-Visitaba una oficina pública la tarde de este miércoles donde me encontré de manera sorpresa con un rostro conocido por ser uno de los dirigentes políticos universitarios más sonoros en los años en que cursé mi primera carrera de grado.

«Que sorpresa más agradable», exclamé al escuchar el peculiar «DIMELO MESECITOS«, un peculiar saludo que solo Miguel Feliz Pellerano y Manuel Rojas dos exdirigentes del FESD en la UASD me dan al verme en cualquier lugar.

Le pregunté a que se dedica y que hacía en el lugar para escuchar como respuesta la palabra LOBISMO. ¿Lobismo pregunté?, y me contestó es lo que hago día por día aparte de mis responsabilidades como ingeniero civil independiente y empleado de la Universidad Autónoma.

«No entiendo bien tus múltiples funciones Pellerano, aunque conozco bien que eres ingeniero y empleado de la UASD, con eso del lobismo me confundes», repliqué.

«Me explico», dijo aquel Barahonero de pura cepa antes de comenzar a contarme su peregrinar y travesía por todas las oficinas públicas y privadas procurando solución a muchas de las problemáticas de Barahona y de los barahoneros en sentido general.

«¿Sabes lo que es lobismo?», me preguntó para de inmediato darme una respuesta que pareciera sacar de un diccionario y aplatanarla en buen barahonero buscando la mejor manera de que yo le entienda.

«En política fina le llaman lobismo al cabildeo o persuasión, que en el barrio llamamos joceo, búsqueda, tigueraje, cotorra y esas cosas que el barrio utiliza para decir lo mismo y que persiguen el mismo objetivo, lograr algo que nos hemos propuesto. Para los grandes el acto de intentar influir legalmente en las acciones, políticas o decisiones de los funcionarios del gobierno, generalmente legisladores o miembros de agencias reguladoras le llaman lobismo. En el lenguaje wa, wa, wa, le llamamos joceo que es lo mismo pero aplatanado», concluyo el joven dirigente comunitario y político.

Posterior a la explicación Pellerano me mostró fotos de mas de 20 despachos de oficinas gubernamentales donde ha estado visitando en busca de empleos para los barahoneros y luchando por obras que generen empleos y vengan apalear parte de las necesidades sociales que afectan los diferentes municipios, distritos y barrios de Barahona.

Dentro de las diligencias, lobismo o joceo que ha realizado el ingeniero Miguel Feliz Pellerano me pudo mostrar acuse de recibo de una solicitud que hace al presidente Luis Abinader para que incluya en su agenda de salud un hospital regional traumatológico y quirúrgico que lleve por nombre doctor Campos Navarro, así mismo mostró constancia de solicitar por ante los funcionarios correspondientes obras como una oficina regional del MESCYT, un acueducto para Paraíso y Los Patos, pavimentación de todas las calles de los barrios de la provincia, curos y talleres al mas alto nivel a través del MESCYT en universidades del extranjero para formar a los jóvenes de la región con la intención de aprovechar el talento humano para potenciar y fomentar el turismo con calidad en la zona, propiciando la explotación del aeropuerto internacional, el puerto y la ubicación estratégica de la provincia para trasladarse en toda la zona sur, la mas rica en biodiversidad y propietaria de las playas, montañas y fuentes acuíferas mas generosas del país. 

«Es que mientras haya una necesidad en Barahona no me puedo estar tranquilo”, mi estimado Endy mesecitos.

Estas palabras me motivaron a colocar el titular de este artículo basado en lo que vi en una caja llena de artículos que el mismo ingeniero Pellerano cargaba en sus hombros para regalarlo a unos estudiantes de un campo de Barahona que viven en una especie de Casa Pensión, pero con condiciones no muy alagadoras.

Fuente: GRUPO CRÓNICAS 2.0

Comparte Con Tus Amigos:
RSS
Follow by Email
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
Instagram

Henry Zacarias

SOMOS UN PORTAL NOTICIOSO SUSTENTADOS EN INFORMACIÓN CONTRASTADA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para asegurarnos de brindarle la mejor experiencia en nuestro sitio web. @manaystudio