Rosa Galán, de 82 años, se fue a vacunar para proteger a sus nietos

Comparte Con Tus Amigos:
RSS
Follow by Email
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
Instagram

SANTO DOMINGO, República Dominicana.-Rosa Galán de 82 años asistió este miércoles junto a sus esposo de 86 a inocularse ante el coronavirus en el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte y su motivación en asistir fue «cuidar a la familiar».

Galán que reside en el Ensanche Luperón, indicó que aprovechó el fin de semana que es «más suave y tranquilo», para recibir su pinchazo.

«Me siento muy bien y de maravilla, gracias a Dios…señores hay que vacunarse, tengo que cuidar a mi familia y a mis nietos (…) mi esposo vino a vacunarse conmigo, el tiene 86 años y aquí estamos presentes», expresó la señora Rosa.

La pareja recibió su primera inoculación de Sinovac y luego de sus 15 minutos de reposo manifestó que no sintió nada.

«Vuelvo a ponerme mi segunda dosis y vengo tranquilita», dijo.

La doctora Estefany Pérez, encargada del operativo en el Pabellón de Karate del Centro Olímpico, resaltó que: «Las expectativas de hoy sábado es que sea un día productivo y que las vacunas que tenemos en el día de hoy se agoten y que los padres traigan a sus niños».

En este pabellón cuentan con 750 inyecciones de Pfizer y 750 de Sinovac para primera y segunda aplicación.

Perez manifestó que en las primeras horas de la mañana la acogida fue buena a pesar de que tuvieron un problema con la vacuna Pfizer, pero que alrededor de 300 personas en aproximadamente 3 horas la recibieron, siendo el  rango de edades entre 17 a 25 años.

Al igual que la pareja de esposos, Leonel Fernández de Jesús, de 29 años apuntó que asistió a recibir su inmunidad por su familia y por su hija.

«Yo vine a vacunarme por mi familia y mi hija, hoy me puse la segunda dosis y todavía no he sentido nada, gracias a Dios», subrayó De Jesús de manera textual.

En el mismo lugar de acogida, pero en el Pabellón de Esgrima, están recibiendo su inmunidad niños y jóvenes de 12 a 17 años, donde un 30 por ciento de jovencitos fueron favorecidos.

Un niño de 12 años quien estaba junto a su madre, Celia Mena, esperaban en una silla el turno de ser inoculado y tras ser abordado por la prensa, el muchacho dijo sentirse nervioso.

De su lado, Mena a seguidas aclaró que: «Hay que cumplir con la medidas impuestas y hay que prevenir el COVID, así pues bajan los contagios».

Fuente: Listín Diario

Comparte Con Tus Amigos:
RSS
Follow by Email
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
Instagram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para asegurarnos de brindarle la mejor experiencia en nuestro sitio web. @manaystudio