Warning: sprintf(): Too few arguments in /home/xxxgrati/cronicas.com.do/wp-content/themes/covernews/lib/breadcrumb-trail/inc/breadcrumbs.php on line 254

饾檭饾檴饾檷饾檷饾檴饾檷饾檧饾檸 饾樋饾檧 饾檱饾樇 饾檭饾檮饾檸饾檹饾檴饾檷饾檮饾樇: La triste historia de Eko e Iko

0Shares

VIDA, OCIO, CULTURA.-En el a帽o 1899, dos hermanos afroamericanos con albinismo fueron secuestrados y explotados como artistas en un circo. Conocidos como 芦Los hombres con cabeza de oveja禄, 芦Los can铆bales ecuatorianos blancos Eko e Iko禄 y 芦Los embajadores de Marte禄, George y Willie Muse, (sus verdaderos nombres) ganaron fama mundial como artistas secundarios a principios del siglo XX.

Sin embargo, los verdaderos horrores de su historia permanecieron en gran parte desconocidos para su p煤blico predominantemente blanco. Nacidos con una rara forma de albinismo en la comunidad afroamericana, los hermanos Muse fueron v铆ctimas de un 芦cazador de fen贸menos禄 ambulante que los atac贸 cuando eran ni帽os peque帽os y los secuestr贸 a la fuerza de su casa en Virginia.

Su apariencia distintiva, caracterizada por albinos afroamericanos con ojos azul claro y cabello rubio, junto con su mala visi贸n debido a una condici贸n ocular que a menudo se malinterpreta como una discapacidad mental, los convirti贸 en objetivos f谩ciles para la explotaci贸n de un circo ambulante.

Bajo el control de sus captores, los hermanos se vieron obligados a dejarse crecer el cabello y fueron vendidos a varios espect谩culos secundarios itinerantes, incluido Ringling Bros. Circus. A pesar de que se les neg贸 el acceso a la educaci贸n y la alfabetizaci贸n, adem谩s de verse privados de cualquier compensaci贸n econ贸mica, George y Willie pose铆an notables talentos musicales.

Pod铆an escuchar una canci贸n una vez y reproducirla sin problemas en cualquier instrumento que se les entregara, ya fuera una guitarra, un banjo, una arm贸nica, un saxof贸n o un xil贸fono. Sus manejadores subestimaron en gran medida sus habilidades. Sus a帽os de esclavitud finalmente llegaron a su fin en 1927 cuando Ringling Bros. Circus regres贸 a Roanoke y George reconoci贸 a su madre entre la multitud. Abrumado por la emoci贸n, George exclam贸: 芦Ah铆 est谩 nuestra querida madre. Mira, Willie, no est谩 muerta禄. Este conmovedor reencuentro marc贸 el punto de inflexi贸n en sus vidas, poniendo fin a su cautiverio y el comienzo de un viaje hacia la recuperaci贸n de su libertad e identidad.

Fuente: Leyendas & Mitos

Coordinadoras de Grupo Cr贸nicas: Evangelina de los Santos de la Rosa y Helen M Terrero V

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Usamos cookies para asegurarnos de brindarle la mejor experiencia en nuestro sitio web. @manaystudio